+34 680175090 info@baymospain.com

Mini Carrito

Ahora más que nunca echamos de menos a nuestras familias y más que nunca tenemos que celebrar o mucho que nos queremos. Hay personas que están pasando esta época solas, con sus maridos e hijos, con sus padres… pero algo tenemos todos en común: sabemos que madre no hay más que una. Así que, juntos o separados, por videollamada o en persona, es el momento de celebrar todo.

Te proponemos tener un detalle con tu madre para demostrarle que, por muy lejos que estés, ella es muy muy importante en tu vida. Para ello, hemos decidido haceros un 15% de descuento (en toda la tienda) para que podáis regalar a vuestras madres (o regalaros a vosotras mismas) un detalle de BAYMO y hacer que su día sea aún más especial. En estos tiempos que corren, tener la casa bonita ayuda a vivir mejor esta época, ¿no creéis?

Recomendaciones para tu madre

Además, os dejamos aquí alguna de nuestras recomendaciones con las que seguro acertáis (y tenemos para todos los presupuestos):

Eso sí, acordaos de poner en las notas del pedido el nombre de vuestra madre – y si queréis añadir cualquier dedicatoria -, así podremos dedicarle el paquete a ella.

Para utilizar el descuento, utiliza el código graciasmama y se te aplicará directamente en tu compra.

Aunque ahora parezca lejano, llegará el día en que podamos salir a la calle y volver a disfrutar juntos de lo que antes considerábamos normal y ahora echamos tanto de menos: podremos descubrir nuevos lugares o redescubrir los que alguna vez nos encantaron.

Yo hoy os propongo hacer una ruta por el Cantábrico, ¡a mi me encanta y siempre hay algo nuevo que descubrir! Y ahora os preguntaréis… ¿qué visitaría yo? Mi propuesta, para leer de Oeste a Este, y no en orden de prioridad 🙂

1.Fuenterrabía (Hondarribia): Es el último pueblo español de la costa Cantábrica, a escasos metros de la frontera con Francia. Esta villa histórica con ambiente marinero y playas para disfrutar cuando las buenas temperaturas lo permiten te cautivará. Sus casas de pescadores, sus castillos y su parte vieja harán que quieras volver cada poco tiempo.

  • ¿Dónde comer? La mayoría de oriundos elegiría La Hermandad de Pescadores para darse un homenaje de cocina de la zona, ¡no te lo pierdas!
  • Otros consejos: No dejes de ir de pinchos y visita El Gran Sol, nos cuentan por el pinganillo que es una parada obligatoria…

2. San Juan de Gaztelugatxe: Si consigues recorrer los 241 escalones que separan tierra firme del islote de San Juan de Gaztelugatxe, no te olvides de tocar 3 veces la campana de la Ermita para atraer la buena suerte. Situado entre Bakio y Bermeo, es una excursión de día perfecta para hacer desde cualquiera de estas localidades (o incluso desde Bilbao y alrededores).

  • ¿Dónde comer? Eneperi. Es una cervecera y restaurante que no puede estar mejor ubicado, a escasos metros de la entrada a la escalinata. Tiene unas increíbles vistas al mar y puedes elegir: la opción más formal y cara en su restaurante, o la más asequible en su cervecera. Muy recomendables ambas opciones.
  • Otros consejos: Si vas en verano, puedes visitar también Bakio y darte un baño en su playa: con ambientazo y ¡llena de surfistas!

3. Santillana del Mar: un pueblo para pasear sin mirar el reloj ya que una de las grandes peculiaridades es que no se puede recorrer en coche. Es la única recomendación que no es de costa, que no vive del mar; pero merece la pena muchísimo porque tiene un encanto especial. Destaca por estar muy bien rehabilitado y su cuidado extremo, su colegiata románica y sus calles empedradas con flores colgando de los balcones, hacen que simplemente pasear sea un lujo.

  • ¿Dónde dormir? En el Parador de Santillana. Es una casona cántabra que mantiene la arquitectura de la zona y en la que podrás dormir por poco más de 100€ la noche con todas las comodidades.
  • Otros consejos: Si tienes niños, no dudes en visitar el Zoo de Santillana, les encantará.

4. Llanes: probablemente sea el pueblo que más me gusta de Asturias. Su ubicación en la costa, pero con un verde reluciente alrededor y su puerto en medio del Casco Antiguo tienen un encanto especial. Como la mayoría de los pueblos del Cantábrico se llenan en verano por lo que sí recomendaría hacer una escapada en septiembre: el clima suele ser maravilloso y hay menos gente.

  • ¿Dónde comer? Sin duda… en la Casa del Mar. Mantel de papel, decoración antigua pero una materia prima espectacular. Mi favorito: percebes, zamburiñas y una buena sidriña.
  • ¿Dónde dormir? Hotel El Pandal. No está en Llanes centro, pero es una maravilla para descubrir otras zonas de Asturias los mismos días. Las vistas que tiene son increíbles: en las faldas de Los Picos de Europa, cuenta con un servicio que no nos pudo gustar más.
  • Otros consejos: Escápate y haz la bajada del Sella, si tienes tiempo.  

5. Viveiro: este destino con más de 900 años de historia necesita tranquilidad para conocerse, para descubrir todo su encanto y sacar partido a la visita: las prisas aquí no son buenas. Todavía se conservan 3 puertas de su antigua muralla que merece la pena conocer, mientras que la localidad está bañada por el mar y su rio que baja del valle e da un toque muy especial. Por supuesto, como no podía ser de otra manera, la comida es otra de las joyas de Viveiro.

  • ¿Dónde dormir? En esta ocasión nos decantamos por un hotel más moderno con unas espectaculares vistas de la Ría: Hotel Ego, ellos se definen como Bienestar Cantábrico… y no puede gustarnos más…
  • Otros consejos: Desde el Siglo XIII su Semana Santa es de interés turístico… ¿lo barajamos para 2021? Y el Camino de Santiago también pasa por Viveiro… el Camino del Mar. Sí, hay mil opciones para conocer este maravilloso lugar.

Después de leer todo esto y descubrir un poco más la zona de mi mano, entenderéis de dónde viene el nombre de nuestra nueva vajilla Cantábrico, con ese azul y blanco tan característico del Cantábrico. Sigamos viajando desde casa, que eso podemos seguir haciéndolo y nos alegra el día.

¡Mucho ánimo a todos!

Si estás pensando en viajar este verano (o por qué no, este otoño) a Mallorca, hoy te enseñamos nuestros 5 sitios indispensables. Como sabéis somos unos apasionados de la isla y cada vez que volvemos descubrimos algo nuevo que nos gustaría compartir hoy con vosotros.

1.Palma

Empezamos hablando de dónde comer. En nuestras visitas nunca falta un llonguet (bocadillo caliente buenísimo) de jamón con queso mahonés en el Bar Bosch, la ensaimada (sin cabello de ángel) con un helado de café en Can Joan de S’Aigo y un gin tonic en uno de los tantos Capuccino (un tip: el de Palau March es maravillo).

Si tenemos que elegir qué visitar en un día en esta ciudad, apostaríamos por la Catedral – por supuesto -, un paseo por la muralla de ésta y por el Paseo Marítimo, perderse en el Castillo de Belver, ir a uno de sus mercados y visitar las tiendas del Borne.

2. Cabo Formentor

Naturaleza en estado puro. Este cabo está situado al norte de la isla, cerca de Alcudia – de la que hablaremos a continuación -. Tiene un faro que merece la pena visitar (los alrededores porque no está abierto al público) para disfrutar de las vistas del Mediterráneo.

3. Deià: la Sierra de la Tramontana

Sin duda: un lugar para perderse. Deià es un pueblo con un encanto especial, sus casitas con ventanas mallorquinas pintadas en verde, su localización en mitad de la Sierra de la Tramontana o sus vistas al mar, hacen que sea una visita obligada. Aprovecha para visitar el mirador de Sa Foradada (a 7 minutos en coche), ¡no te arrepentirás!

4. Alcudia: su casco antiguo

Cruza la muralla a través de una de sus puertas que te darán acceso al maravillo centro histórico. Podrás dar un paseo en que darás un verdadero viaje en el tiempo, desde la época romana hasta el siglo XXI, parando en una de sus maravillosas terrazas o visitando sus tiendas.

Uno de nuestros consejos es: visitarlo tanto de día (para no perderse detalle de lo bonito que es) como de noche – y así aprovechar para cenar en alguna de sus terrazas con menos gente, menos calor, y un ambiente mediterráneo bucólico-.

5. Cala Figuera

Esta cala está situada al sur de la Isla de Mallorca y forma una “Y” perfecta entre Caló d’en Busques (imprescindible visitar su puerto pesquero natural) y Caló d’en Boira.

Si tenéis la suerte de poder llegar en barco, os daréis cuenta de lo especial que es la entrada ya que es una lengua de agua de más de 500 metros rodeada de acantilados. ¡Un espectáculo! A pie también se puede llegar y es uno de esos rincones de la isla que os recomendamos 100%.

Y, por supuesto, además de Mallorca al completo, si hay algo que nos encanta a nosotros… eso es: el tejido de lenguas mallorquinas. Y de ahí que tengamos manteles e individuales de las mismas, ¡qué recuerdo tan bonito de la isla! Podéis ver nuestra colección aquí.

Nos enamoraron y decidimos comprarlas directamente en Arequipa, Perú, para hacerles un hueco en casa. Y viendo el éxito que han tenido en reuniones familiares y con amigos, pensamos: ¿y por qué no importarlas e incorporarlas a ese listado de imprescindibles que convierten el día a día en uno especial?

Pero, ¿qué ha hecho que nos enamoremos de ellas? ¿Y por qué nos recomiendan como las mejor compañera del plan de sofá, peli y manta? Su calidad: 100% baby alpaca. Y muchos os preguntaréis, ¿qué es baby alpaca? Es una fibra natural, suave, durable, sedosa… ¡un lujo! Es la fibra que se obtiene del primer esquilado en la vida de una alpaca. Por lo tanto, es la más valiosa y apreciada de todas las fibras. Aunque es similar a la lana de oveja, es más cálida y no pica. Esto es porque no tiene lanolina (aceite natural encontrado en la lana), lo que la hace hipo-alergénica.

Nuestras mantas son suaves y no pesan mucho, son muy agradables al tacto y miden lo suficiente como para taparte entero mientras ves tu serie o película favorita recostado en el sofá (130 x 180 cms).

Además, no sólo te las querrás quedar por su suavidad sino también por sus colores, todos pensados para que queden bien en la mayoría de casas. Por esto y mucho más, también son perfectas para regalar: ¡el que lo reciba alucinará!

Aprovechad, que seguro que sois más de uno los que ya estáis en plena temporada de bodas.


BAYMO es un proyecto personal que he puesto en marcha después de muchos meses pensando qué uso le podría dar a dos de mis pasiones: la decoración y el viajar.

Varios meses desde el día en el que decidí dar un paso adelante y cumplir un sueño. Varios meses dándole forma al proyecto y buscando un nombre para la marca. Varios meses desde que al fin lo encontré y supe que haría todo lo posible porque saliera adelante.

BAYMO es la pasión que mi abuela, mi madre y mi madrina me inculcaron desde que empecé a tomar conciencia de uno de los negocios de la familia. Hay algo tremendamente atractivo en la decoración, algo que se refiere tanto a lo observado como al que observa y ellas, han sabido transmitírmelo: han sido pilares fundamentales para que hoy, BAYMO, sea una realidad. Crecí en su tienda de muebles y decoración y fueron ellas las que me enseñaron la importancia de cuidar los detalles y de elegir cuidadosamente todos y cada uno de los productos que hoy lanzo al mercado.

BAYMO es, también, mi pasión por el mar y cómo no, por los accidentes geográficos. Todos los nombres tienen un significado. Lo iréis descubriendo cuando conozcáis todos los productos.

BAYMO son esos pequeños detalles que convierten tu día en un día especial

Estoy deseando descubrir vuestras inquietudes y gusto por la decoración.

Espero que os gusten. ¿Me acompañas a descubrirlos?