Si estás pensando en viajar este verano (o por qué no, este otoño) a Mallorca, hoy te enseñamos nuestros 5 sitios indispensables. Como sabéis somos unos apasionados de la isla y cada vez que volvemos descubrimos algo nuevo que nos gustaría compartir hoy con vosotros.

1.Palma

Empezamos hablando de dónde comer. En nuestras visitas nunca falta un llonguet (bocadillo caliente buenísimo) de jamón con queso mahonés en el Bar Bosch, la ensaimada (sin cabello de ángel) con un helado de café en Can Joan de S’Aigo y un gin tonic en uno de los tantos Capuccino (un tip: el de Palau March es maravillo).

Si tenemos que elegir qué visitar en un día en esta ciudad, apostaríamos por la Catedral – por supuesto -, un paseo por la muralla de ésta y por el Paseo Marítimo, perderse en el Castillo de Belver, ir a uno de sus mercados y visitar las tiendas del Borne.

2. Cabo Formentor

Naturaleza en estado puro. Este cabo está situado al norte de la isla, cerca de Alcudia – de la que hablaremos a continuación -. Tiene un faro que merece la pena visitar (los alrededores porque no está abierto al público) para disfrutar de las vistas del Mediterráneo.

3. Deià: la Sierra de la Tramontana

Sin duda: un lugar para perderse. Deià es un pueblo con un encanto especial, sus casitas con ventanas mallorquinas pintadas en verde, su localización en mitad de la Sierra de la Tramontana o sus vistas al mar, hacen que sea una visita obligada. Aprovecha para visitar el mirador de Sa Foradada (a 7 minutos en coche), ¡no te arrepentirás!

4. Alcudia: su casco antiguo

Cruza la muralla a través de una de sus puertas que te darán acceso al maravillo centro histórico. Podrás dar un paseo en que darás un verdadero viaje en el tiempo, desde la época romana hasta el siglo XXI, parando en una de sus maravillosas terrazas o visitando sus tiendas.

Uno de nuestros consejos es: visitarlo tanto de día (para no perderse detalle de lo bonito que es) como de noche – y así aprovechar para cenar en alguna de sus terrazas con menos gente, menos calor, y un ambiente mediterráneo bucólico-.

5. Cala Figuera

Esta cala está situada al sur de la Isla de Mallorca y forma una “Y” perfecta entre Caló d’en Busques (imprescindible visitar su puerto pesquero natural) y Caló d’en Boira.

Si tenéis la suerte de poder llegar en barco, os daréis cuenta de lo especial que es la entrada ya que es una lengua de agua de más de 500 metros rodeada de acantilados. ¡Un espectáculo! A pie también se puede llegar y es uno de esos rincones de la isla que os recomendamos 100%.

Y, por supuesto, además de Mallorca al completo, si hay algo que nos encanta a nosotros… eso es: el tejido de lenguas mallorquinas. Y de ahí que tengamos manteles e individuales de las mismas, ¡qué recuerdo tan bonito de la isla! Podéis ver nuestra colección aquí.